23 marzo, 2007

Tatiana Nikolaewna

Amo a Tatiana Romanov y lo digo ahora, si yo hubiera recibido la orden de dispararle, la rapto y huyo. Habría sido feliz corriendo a caballo por la estepa rusa con ella bajo las estrellas como dicen por ahí.

Si nos hubiesen atrapado una noche refugiados en una pequeña cabaña en los Urales habría tomado mi carabina y habría resistido todo el tiempo posible, hasta que ella, muy conciente de todo me habría tomado la mano y dicho que no quedaba otra opción que entregarse, que quiere que nadie me haga daño. Yo le habría dicho que jamás, que antes muerto, pero con nada la iba a convencer. Tatiana abriría la puerta de la cabaña y se entregaría ante el ejército del pueblo, que no se tomaría demasiado tiempo para fusilarla.

Yo, más tarde, en la corte marcial habría confesado mi traición a la causa del pueblo sin arrugarme ni un poco y me habría tomado con soda la sentencia de traidor, de enemigo de la revolución y también las balas.

Amo a Tatiana Romanov pero más amo a Lili Brik, sólo ella me podría haber convencido de disparar sobre las hijas de Nicolás y Alexandra.

4 comentarios:

Júbilo dijo...

"Yo, más tarde, en la corte marcial habría confesado mi traición a la causa del pueblo sin arrugarme ni un poco y me habría tomado con soda la sentencia de traidor, de enemigo de la revolución y también las balas."

jajajajajaja
¿puedo ilustrar ese acontecimiento???

Rodrigo Olavarría dijo...

Oye, si lo ilustras... porfa mándame el dibujo a mi email... es rodrigoolavarria@gmail.com

moret dijo...

ahh, qué lindo
y qué pena q ya no queden románticos

saludos desde argentina
n

Anónimo dijo...

http://anastasiaromanov.forogratis.es/foro/

ahi pasan ablando de tatiana echale un vistaso