12 abril, 2007

My sweet lord

Este es el famoso Cristo de chocolate que volvió loco a Bill Donahue, el presidente de la Liga Católica quien tras afirmar que el work of art era un ataque directo a los Cristianos pasó a decir que (abro comillas):

"Todos aquellos involucrados tiene suerte de que los cristianos furiosos no reaccionan como los extremistas musulmanes cuando son insultados".

Esa onda. Menos mal que George Harrison pasó piola cuando cantaba "My Sweet Lord", o tal vez el tipo que lo apuñaló esa vez era uno de esos cristianos furiosos.



Aparte cabe recordar al alcalde de New orleans que dijo que quería reconstruir la ciudad como una ciudad de chocolate. Gringos.

2 comentarios:

marcela saldaño dijo...

Igual no deja de ser apetitoso¡¡ ja

Re dijo...

la tulaya de cristo.